Fumar y conducir: 7 razones para no hacerlo

peligros de conducir al volante

Con frecuencia no somos conscientes a los riesgos que nos exponemos yendo al volante cuando realizamos actos diarios que hacemos con frecuencia de manera automática. Tales como comer mientras conducimos, mirar el teléfono móvil para contestar una llamada o un mensaje de Whassap, mirarnos al espejo…

Sin embargo, aunque muchos de estos actos están considerados como delitos cuando se hacen ante el volante, el hecho de fumar mientras se conduce sigue estando permitido. Pese a ser un agravante para poder tener un despiste mientras conducimos, se trata de un riesgo para la seguridad vial.

Razones por las que evitar fumar al volante

La mayor parte de los accidentes de tráfico se producen por perder el contacto visual con la carretera, un pequeño despiste que puede hacernos perder el control al volante.

A continuación te detallamos los riesgos a los que te expones si sigues fumando al volante, riesgos que deberías de tener en cuenta si eres un fumador asiduo mientras conduces.

¿A qué te expones si fumas mientras conduces?

1º Estás reduciendo tu capacidad de atención. El hecho de tener que buscar el cigarrillo, el encendedor… hará que estés con tu mente ocupada en ello y que por lo tanto no puedas dedicarle el cien por cien de tu capacidad de atención a la carretera. Aunque pueda parecerte solo unos segundos, esos segundos a toda velocidad pueden ser mortales, un pequeño imprevisto en la carretera que no te dé tiempo de resolver y acabarás viéndote involucrado en un accidente.

Pon toda tu atención en la carretera y evita accidentes

La llama del cigarrillo o la ceniza que cae del cigarro encendido aumenta el riesgo de incendio, algo altamente peligroso yendo dentro del vehículo.

Tendrías que conducir durante un tiempo solo con una mano. no es lo correcto, ambas manos deben de estar apoyadas en el volante mientras conducimos nuestro vehículo.  De no ser así, podríamos perder el control del mismo.

4º Quemarte con el cigarro podría hacer que pierdas en control del coche al reaccionar de una manera incorrecta haciendo un giro brusco por ejemplo.

El humo del cigarrillo puede empañar el cristal y hacer que tengas visibilidad reducida impidiéndote que tengas la reacción apropiada en el caso de ver algún obstáculo en la carretera.

El aire de tener la ventana abierta para ventilar el vehículo mientras fumamos puede ser altamente peligroso, las rachas de aire harán que el fuego de tu cigarrillo pueda provocar un incendio. Con lo que deberías de prestar mucha atención de las ventanillas abiertas en tu coche mientras conduce, no vaya a ser que provoques un accidente dentro del coche.

Si fumas mientras conduces no estás cuidando de la seguridad vial y por lo tanto, no solo pones en riesgo tu vida, sino también la de todos los vehículos que se crucen en tu trayecto. Un descuido tuyo podría provocar un accidente grave a otros turismos de la vía.

Después de ser consciente de los riesgos a los que te estás exponiendo, verás que lo más conveniente será hacer una parada dentro de tu ruta para poder fumar tranquilo y sin exponerte a más riesgos innecesarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *