El tintado de lunas del coche: proceso, ventajas y homologación

Descubre todas las ventajas de las lunas tintadas

Las lunas tintadas son aquellas láminas oscuras que se pegan en los cristales del vehículo. Estas le darán un tono más oscuro al coche para proteger a los pasajeros de la radiación solar exterior. Lo que se consigue es un filtro adicional para hacer frente a los rayos UVA, con la consiguiente reducción de la temperatura interior.

Al mismo tiempo, tintar lunas de coche ofrece una mayor seguridad al vehículo frente a roturas en los cristales, evitando que estos se hagan añicos.

Lo curioso del caso es que todos los automóviles vienen ya de fábrica con las lunas levemente tintadas. Apenas es apreciable a simple vista, pero lo hacen en un tono verdoso.

Cómo se instalan las lunas tintadas en el coche

La técnica que emplean los talleres para el tintado de lunas es francamente muy sencilla. Tan solo es necesario aplicar una lámina plástica de poliéster sobre las lunas trasera y laterales del coche. A través de un jabón especial se consigue ajustar la lámina a la forma y curvatura del cristal.

Las opciones para el tintado de lunas pueden ser variadas. Las más comunes y elegantes son las lunas tintadas, aunque también pueden encontrarse las láminas precortadas (más económicas y de fácil instalación), el carbono o Car Wrapping (un tipo de forrado mate o brillante) y las láminas de protección de pintura.

Un proceso tan sencillo que en menos de dos horas se habrá conseguido tintar las lunas del coche. Incluso en muchas ocasiones este sistema es más rápido ya que ni tan siquiera habrá que desmontar el cristal.

Eso sí, resulta obligatorio que la instalación se lleve a cabo en un taller de la máxima calidad. De lo contrario, pueden aparecer las típicas burbujas entre el plástico y el cristal una vez se coloquen las lunas. Además también sería probable que con el tiempo las lunas se rallen, se despeguen o se decoloren más fácilmente.

Las lunas tintadas deben estar homologadas

Ventajas de las lunas tintadas para el coche

Algunas de las principales ventajas que ofrecen las lunas tintadas para el coche podrían ser las siguientes:

  • Protección del tapizado interior y de los pasajeros (especialmente si van niños) frente a los efectos nocivos de los rayos UVA del sol.
  • Mejor climatización interior al reducirse la entrada de calor en el vehículo (el coche estará más fresco, especialmente en verano).
  • Mayor ahorro energético al no ser necesario el uso continuado del aire acondicionado (se estima que las lunas tintadas pueden rechazar un 65% de energía solar y un 99% de la radiación ultravioleta).
  • Máxima seguridad frente a la rotura del cristal (el pegamento adhesivo de las lunas tintadas evita que el cristal se haga añicos).
  • Reducción del deslumbramiento del sol, lo que provoca que se reduzca también la fatiga ocular durante los viajes de noche.
  • Mayor intimidad en el interior del coche.

Qué normativa hay que seguir para tintar las lunas del coche

No obstante, antes de colocar lunas tintadas en cualquier vehículo hay que conocer la normativa que se aplica en estos casos para no tener luego problemas. De ahí que haya que hacerse la siguiente pregunta: ¿está homologado el tintado de lunas en los vehículos?

En primer lugar, hay que tener muy en cuenta que está totalmente prohibido por normativa legal tintar las lunas delanteras del coche. Aquí tienen cabida no solo la zona del parabrisas, sino también los cristales delanteros. Un vehículo con estas zonas tintadas podría ser sancionado con su multa correspondiente.

Por otro lado, para tintar las lunas de forma legal se requiere de una documentación que debe ir siempre junto a la ficha técnica del vehículo. Esta documentación especial consistirá básicamente en el certificado de homologación expedido por el fabricante de las láminas, que tendrá que estar debidamente cumplimentado por el taller instalador.

El taller instalador, precisamente, deberá encargarse de sellar todos los cristales del vehículo mediante marcas con pistolas de arena, pegatinas o leyendas en la propia lámina. De esta manera, no habría ningún tipo de problema tanto para la circulación del vehículo como para cuando necesite pasar la correspondiente inspección técnica (ITV).

De todas maneras, el último cambio legislativo ha supuesto que el tintado de lunas ya no se considere una reforma de importancia. ¿Qué quiere esto decir? Pues, fundamentalmente, que ya no resulta necesario que la ITV homologue la instalación mediante una inspección extraordinaria, tal y como se venía llevando a cabo hasta ahoracris

A este respecto, tampoco será necesario ya para la homologación de las lunas tintadas de un coche que el taller instalador emita ningún tipo de certificado. Tan solo deberá cumplimentar el certificado que expida el fabricante de las láminas a efectos de pasar posteriormente la ITV cuando tenga que hacerlo.

La mejor solución, en definitiva, será consultar previamente en cualquier taller o en la ITV sobre la lámina que se va a colocar en el coche. De esta manera no habrá ningún tipo de problema al respecto de cualquier posible homologación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *