Consejos para prevenir y reparar las abolladuras de tu coche

Coche con la carrocería dañada.

Para muchas personas, el coche es como su segundo hogar. Esto puede sonar un poco extraño de buenas a primeras, pero en la agitada vida moderna que llevamos, solemos pasar tanto tiempo dentro de nuestro coche que nos acostumbramos a él. Aprendemos sus trucos, sabemos cómo conducirlo a la perfección y dominamos sus demonios manifestados en forma de mañas que suelen surgir de vez en cuando. Y es que no importa si se trata de coches de segunda mano o si lo compramos nuevo, cero kilómetros, el cariño que crearemos en torno a él nos hará cuidarlo como a nuestro bebé.

Pero ningún coche está totalmente exento de sufrir abolladuras. Puede que las abolladuras, en su mayoría, no representen un peligro directo al funcionamiento de tu coche, pero vaya que son bastante molestas. El mínimo descuido al estacionarte o al maniobrar en un espacio cerrado bastará para dejar marcada una abolladura que luzca desagradable en la hermosa pintura de tu coche.

De aquí nace la importancia de contratar un seguro de coche para solventar este tipo de situaciones, pero el seguro no impedirá la aparición de abolladuras. Por eso, te daremos consejos importantes para prevenir este incómodo momento que puede arruinar tu día, y si ya es muy tarde para prevenirlo, entonces aprendamos juntos a arreglarlo.

3 tips para prevenir abolladuras

Es cierto que los accidentes pueden pasar. Todos los días, las junglas urbanas son testigo de choques y otros acontecimientos negativos derivados de la mala práctica del conductor o de algún problema mecánico del vehículo. A veces el destino es inevitable, pero seguramente estos tres tips pueden ayudarte a mantener los ojos bien abiertos, sin importar si hablamos de coches nuevos, coches híbridos o coches clásicos.

  1. Mantén tus sentidos siempre alerta: a veces, las abolladuras suceden cuando menos te lo esperas. Es muy distinto que se produzca una abolladura en tu coche por querer estacionarte en paralelo entre dos vehículos que tienen un espacio muy reducido, a que esta se produzca cuando sientes que no hay peligro alguno. Por eso, se recomienda nunca bajar la guardia y estar siempre alerta ante cualquier escenario que pueda surgir frente a nuestros ojos. Al fin y al cabo, son deberes y responsabilidades de cualquier conductor estar con los cincos sentidos al máximo.
  2.  Cuida las puertas: la mayoría de las abolladuras en coches se provocan en las puertas. Si las abres con mucha fuerza, puedes encontrarte con objetos inesperados que provoquen molestas abolladuras en tu vehículo. Existen artefactos de goma que pueden colocarse en las puertas para amortiguar el impacto producido, pero a veces el ángulo del golpe puede llegar por una parte desprotegida, lo cual terminará en una abolladura.
  3. Precaución al ir de reversa: no es un secreto para nadie que ir de reversa es una de las cosas más complicadas al aprender a conducir. Al fin y al cabo, no tienes visión directa sobre la vía que estás transitando. El uso de espejos mezclado con tu sentido de ubicación espacial es la única medicina mágica para no provocar abolladuras al ir en reversa. Por supuesto, esto dependerá mucho de la altura que tenga tu coche.

Abolladura en un coche.

3 tips para reparar abolladuras

Como mencionamos anteriormente, a veces lo que tiene que pasar, pasa y ya está. Si este es tu caso y ya se provocó esa desesperante abolladura, no desesperes. Primero que nada, hacemos énfasis en la necesidad de contar con un seguro de automóviles para que esto no suponga una incomodidad mayor a tu estabilidad. Si no cuentas con un seguro, entonces no tenemos otra opción que simplemente pasar al plan B.

  1. Pinta tu coche en caso de abolladura leve: si la abolladura es solamente un pequeño rasguño, puedes llevar tu coche al taller mecánico para que lo reparen o simplemente puedes pintarlo por tu cuenta. Es necesario recordar que las abolladuras de este tipo no afectan en nada el desempeño y la funcionalidad de tu vehículo, por eso, si el problema es meramente estético su solución será muy sencilla. Recuerda tener muy en claro lo que haces antes de proceder.
  2. Ventosas: muchas compañías han decidido proveer de forma comercial ventosas que sirva como desatascador de abolladuras. El «truco» para que sirvan es aplicar agua hirviendo al coche justo en la hendidura provocada por el golpe y luego, al estar la chapa relajada, podrá volver a su estado inicial con la fuerza de la ventosa. Este es un método casero bastante popular que no funciona el 100% de las veces y no recomendamos efectuar con frecuencia.
  3. ¡Pide ayuda profesional!: este es un consejo obvio, pero efectivo. Sólo un verdadero profesional en el área automotriz podrá ayudarte a resolver el inconveniente que tengas sin complicaciones. No te desanimes, la reparación de las abolladuras usualmente solo toman unas pocas horas, pero permite que esta experiencia sirva como lección para contratar un seguro y olvidarte de estas situaciones por el resto de tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *