Control de plagas de insectos, ¿fumigación o uso de cebos?

control de plagas; elegir cebos o fumigaciones

El sector de control de plagas ha evolucionado mucho en las últimas 2 décadas. No hace mucho que las empresas de control de plagas eran también conocidas como empresas de fumigaciones, debido a que la mayor parte de sus tratamientos para eliminar insectos se basaban en la pulverización de insecticidas.

La limitación de productos químicos por cuestiones medioambientales, así como el método de aplicación, han evolucionado los distintos tratamientos contra plagas.  Aunque siguen empleándose insecticidas mediante pulverización o termonebulización, los químicos son cada vez más respetuosos con el medioambiente. Junto a los nuevos productos insecticidas, se ha producido también un importante cambio en la aplicación de los mismos. Esta gran evolución se ha producido de manera importante en los cebos para insectos.

¿Cuáles son las ventajas del uso de cebos?

Los cebos utilizados hoy en día en el control de plagas se utilizan tanto para eliminar cucarachas, como para eliminar hormigas y termitas principalmente. Como su nombre indica, se trata de venenos que el insecto percibe como alimento. Todos ellos están formulados de manera que el insecto no muere al instante, sino pasado un tiempo. De este modo, por un lado no son capaces de percibir el origen de la intoxicación, y por otro los individuos contaminados pueden alcanzar la totalidad de la colonia.

Como ventaja añadida, la cantidad de producto liberada es mucho menor que con las aplicaciones mediante pulverización o nebulización, consiguiendo menor impacto medioambiental. Además, en el caso de plagas urbanas como las cucarachas, se evita la necesidad de abandonar la vivienda tras la fumigación.

En el caso de las termitas los beneficios son mayores, ya que se evitan costosos tratamientos de la madera que implicaban obras para tratar la madera estructural de las viviendas. Con el uso de cebos anti-termita, el alimento envenenado llega a la totalidad del termitero, muriendo la colonia de termitas al completo.

Aunque el uso de cebos para el control de plagas de roedores se remonta a muchos años atrás, su uso para insectos ha necesitado de un mayor desarrollo. Gracias a formatos en gel, microgotas, y sobre todo investigación sobre la biología de los insectos, se ha podido trasladar a este campo. En el caso de las termitas por ejemplo, se ha conseguido desarrollar un producto que sólo actúa sobre la inhibición de quitina sobre las termitas. Cuando estas realizan la muda de su exoesqueleto, es cuando morirán. Para entonces toda la colonia se ha alimentado del producto diseñado específicamente para estos insectos.

La evolución de los tratamientos contra plagas de insectos está promovida en gran medida por las normas que defienden el medioambiente. Sin embargo en dicho camino también se ha conseguido mejorar los tratamientos en efectividad y en su forma de aplicación evitando molestias a los clientes y riesgos a los aplicadores. Es el caso de los cebos para eliminar insectos. En el caso de las termitas, los cebos se han convertido en el mejor método para eliminar la plaga con garantías y sin necesidad de obras. Para otros insectos como las cucarachas, el uso de cebos puede evitar molestias y riesgos para los clientes, y permitir medidas de control una vez realizado el tratamiento. En todo caso consulte con su empresa de control de plagas, le asesorará sobre los mejores tratamientos actuales. Recuerde, ya no hablamos de empresas de fumigaciones, los tratamientos de control de plagas contemplan pulverizaciones, termonebulizaciones, microgotas, geles, cebos, tierras diatomeas, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *