La importancia de la seguridad infantil en el automóvil

Niño en coche.

La importancia de utilizar siempre una silla infantil que se adecúe a la talla y peso del niño en el coche es incuestionable. En demasiadas ocasiones nos relajamos y en los trayectos más cortos pensamos que no va a pasar nada. “Total son solo unos metros”, decimos. Y los niños se sientan en el vehículo sin silla de seguridad, solo con el cinturón del coche. A 50 km/h (la velocidad máxima permitida en ciudad) existe un alto riesgo de mortalidad si se produce un impacto y el niño no está sentado en una silla de coche para niños. Los niños que viajan solo con el cinturón de seguridad como única protección corren el riesgo de sufrir lesiones graves o fatales.

Tampoco debemos llevar a los más pequeños en nuestro regazo. Da igual que llore o patalee porque no quiere ir sentado en la silla infantil. La seguridad del niño es lo primero y eso es lo único importante. Las estadísticas han demostrado que utilizar un sistema de retención infantil durante el trayecto reduce hasta un 75 por ciento las lesiones en caso de siniestro, evitando su impacto contra otros ocupantes y elementos del vehículo, sobre todo cuando van en sentido inverso a la marcha.

Hay que proteger a los pequeños en el vehículo con una silla de coche para niños que se adapte a su talla y peso, hasta que ya midan 1,35 metros de estatura o hasta los 12 años aproximadamente. Con esta talla, la Ley ya les permite viajar sin que vayan sentados en una silla infantil o cojín elevador, aunque es recomendable prolongar su uso hasta el metro y medio de altura. Por eso ofrecemos toda variedad de productos y marcas de sillas de bebés para el automóvil en Bebesvictoria.

Una silla infantil para cada pequeño de la casa

Debido a que los niños van creciendo en edad, hay un momento en que la silla del coche se les quedará pequeña para seguir viajando seguros y cómodos. Los niños necesitan un sistema de retención que se ajuste a cada edad, talla y peso para que les proteja, debiendo utilizar cada grupo según las características de las sillas infantiles y del vehículo: sentido de la marcha, sentido inverso, con arnés, con cinturón de seguridad… Por ello, las sillas de coche para niños se dividen en diferentes grupos, según las normas internacionales de homologación, que les permiten adaptarse a estos parámetros con fidelidad.

Los asientos más seguros para colocar la silla infantil de seguridad son los traseros, en concreto la plaza central —siempre que disponga de cinturón de seguridad de tres puntos o Isofix—, seguido del lateral derecho y del izquierdo.

Consideraciones generales para la seguridad de tus hijos

Los sistemas de retención infantil (SRI) son aquellos dispositivos que permiten a los bebés y niños viajar de forma segura dentro de un automóvil. Hasta que tenga 12 años o 1,35 metros de estatura, la ley exige utilizar estos sistemas en sus desplazamientos.

Los asientos y sistemas de seguridad pasiva de los vehículos no han sido diseñados para las necesidades específicas de los bebés y niños pequeños, y por ello es imprescindible el uso de estos dispositivos. En el caso de los bebés hasta los 2 años, la cabeza es proporcionalmente más grande respecto del cuerpo, de modo que su columna, especialmente el área cervical, requiere una protección especial.

Los sistemas de retención infantil usados adecuadamente pueden reducir hasta en un 75% el riesgo de lesiones.

Recomendaciones de seguridad infantil

El airbag debe estar siempre desactivado. Esto es especialmente importante si el bebé viaja en sentido contrario a la marcha. El sistema de seguridad infantil debe ser utilizado siempre, incluso en los trayectos más cortos.

Se recomienda que los niños viajen en el sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible; preferentemente hasta los 4 años. El cinturón o arneses nunca deben ir torcidos o doblados. La cabeza del niño nunca debe sobresalir por encima del respaldo de la sillita. Si esto ocurre, indica que es hora de pasar a los sistemas de retención de un grupo superior.

La silla siempre ha de estar homologada: busca la etiqueta con la E que te indicará para qué vehículos es válida y el peso de los niños que pueden utilizarla. Prueba la silla que estés pensando adquirir con tu bebé y valora su comodidad y adaptación, garantizando así que acepte ir anclado.

Por otro lado, comprueba que la silla se adapte perfectamente al asiento de tu automóvil y a los cinturones de seguridad. Solicita que te expliquen las instrucciones de instalación y valora positivamente las que sean más sencillas. Finalmente, si tu vehículo lo incorpora, el sistema de anclaje ISOFIX es el más seguro y práctico. Además, garantiza la correcta sujeción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *