Inspección de tuberías para prevenir las humedades en las paredes

es muy importante controlar las humedades del hogar.

Las humedades son la pesadilla de muchos vecinos y, por consiguiente, de nosotros mismos. Son antiestéticas, insalubres y caras, muy caras. Por ello, lo mejor es realizar una inspección de tuberías para prevenir las humedades en las paredes y techos.

Tipos de humedades

Obviamente, hay varios tipos de humedades y no todas vienen dadas por tuberías en mal estado; vamos a ver su clasificación en función del motivo de aparición.

  • Humedades en ventanas

Lo más común es que esto se deba a que las propias ventanas no están correctamente colocadas o han perdido capacidad aislante. La humedad en este caso proviene de los agentes externos como la propia humedad ambiente y las lluvias, capaces de atravesar la pared debido a que no existe un aislamiento correcto.

  • Humedades por estructuras en mal estado

Como en el caso anterior, el problema proviene de la capacidad aislante de la superficie.

Si tu fachada no se impermeabilizó en su momento o existe algún problema (mala calidad de aislantes, demasiados años, etc), esta empezará a deteriorarse y a filtrar el agua. En los casos más importantes, puedes crearse incluso fisuras y que el agua caiga como si de una canalización se tratase.

Lo mismo puede ocurrir en paredes de parkings, por problemas freáticos alrededor de la construcción.

  • Humedades por tuberías en mal estado

Las humedades que aparecen en techos y paredes teniendo vecinos arriba o a los lados suelen venir determinadas, en la mayoría de casos, por un problema en las tuberías. Si existen fugas, o directamente roturas, el agua termina abriéndose paso hacia abajo apareciendo en los suelos,  hacia los lados, apareciendo en paredes (en el caso de tuberías verticales de construcción antigua).

humedades en las ventanas del hogar.

¿Cómo prevenir la aparición de humedades por tuberías en mal estado?

Puesto que en los otros dos casos la responsabilidad recae en la comunidad de propietarios, vamos a centrarnos en prevenir la aparición por problemas en tuberías.

Hasta hace muy poco, este tema era un completo tabú, pues no existía manera de comprobar su estado; la solución era hacer un cambio preventivo -o correctivo- en las instalaciones cada cierto tiempo, con el importante gasto y molestias que supone.

Sin embargo, en la actualidad existe una manera muy sencilla de comprobar si las tuberías están en buen estado: la inspección con cámara.

Este método es muy sencillo: introducimos cámara, hacemos un recorrido y comprobamos si el sistema de canalización está deteriorado. Si es el caso, habrá que parchearlo o cambiarlo, si no, puedes respirar tranquilo hasta la próxima revisión.

No existe una manera más sencilla, cómoda y económica de prevenir las goteras o humedades a tus vecinos y, por supuesto, de evitar también la considerable reforma que conlleva un cambio de tuberías.

Este servicio es bastante novedoso por lo que es posible que no en todas las ciudades lo encontremos. La mejo solución es contactar con una empresa de desatascos, especializada en esta técnica.

Otros métodos de prevención de humedades en las paredes

Para evitar las humedades por tuberías es esencial darles a estas un buen uso para que no se deterioren. Por ello, la medida principal va a ser evitar que a las tuberías lleguen elementos dañinos como líquidos corrosivos, objetos capaces de provocar atascos, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *