Los secretos de las reformas integrales para ahorrar energía

reformas integrales

Cuando hablamos de reformas integrales hay ciertos conocimientos que debemos poseer y tener en cuenta. Una de las causas para realizar reformas integrales (https://aliciamesa.es/) en las viviendas es la de renovar materiales que ya han quedado obsoletos.

También decidimos reformar nuestra casa cuando necesitamos modificar la distribución del espacio para adecuarlo a nuevas necesidades o nuevos miembros de la familia.

Otro punto importante a tener en cuenta para realizar una reforma integral es la eficiencia energética. Es cuestión de pensar de qué forma viviríamos mejor en nuestra vivienda mientras ahorramos en la factura del gas o la luz.

Es precisamente este último punto el que nos lleva a redactar este artículo. En él, vamos a explicar las distintas formas de ahorrar energía comenzando desde mucho antes de poner el proyecto en práctica.

Antes de seguir leyendo te contamos un truco: De nada sirve lavar la cara a tu vivienda si no se han implantado medidas para una mayor eficiencia energética.

 

Bloquear el frío, el calor y la humedad en nuestro piso

Existen varias medidas para conseguir aislar estos factores de nuestro piso. La mayoría de las más eficientes corresponden a reformas estructurales. Otras tienen que ver con los revestimientos, carpintería, etc.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que no es lo mismo una pequeña reforma en un momento en concreto que una reforma integral de la vivienda entera. Un albañil puede encargarse de obras menores puntuales.

Sin embargo, cuando hablamos de aislamiento, elección de materiales, calefacción y climatización debemos dar un paso más allá.

 

¿Cómo podemos evitar las humedades?

Un experto deberá analizar el edificio y determinar si el piso en cuestión tiene humedades. En algunas ocasiones, la suerte estará de nuestro lado si la causa es un mal sellado de las ventanas o de un mirador.

Pero pueden ser causas mayores, como un problema típicamente estructural de la cubierta del edificio (el último piso y el tejado). También podemos estar ante una posible rotura de una instalación en la vivienda, como las tuberías.

¿Conoces el término “capilaridad”? Si no es así, has tenido suerte. Este término hace referencia a la subida de aguas a bajos y semisótanos. Es realmente un quebradero de cabeza para aquellos que lo sufren.

Ante todas estas causas, debemos poner soluciones inmediatas y efectivas. Para ello habrá que echar mano de un buen profesional que se encargue de realizar todo tipo de reformas integrales.

Y finalmente, elegir el mejor tipo de ventana será un factor fundamental en la búsqueda de la eficiencia energética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *