¿Cuál es el mejor descalcificador?

Descubre el mejor descalcificador sin sal

Descalcificadores de agua hay muchos, pero solo un tipo logra posicionarse como el mejor de todos.

Los descalcificadores de agua que todos conocemos funcionan al eliminar los minerales del suministro de agua en tu hogar tales como el magnesio y calcio que son los culpables de las incrustaciones de cal y la acumulación de residuos de jabón en la ducha, bañeras y fregaderos. El «agua dura» con exceso de estos minerales también causa problemas en nuestra ropa sobre todo en los colores y en la textura.

Obviamente, el «agua blanda» es más deseable para preservar tuberías, accesorios de baño y la ropa. Sin embargo, los descalcificadores de sal tradicionales requieren el uso regular de productos químicos o sal para mantener el agua más suave, y necesitan además eliminar estos minerales rutinariamente para mantener el funcionamiento del sistema.

Sin embargo, no todo son malas noticias: hay alternativas sin sal a los descalcificadores de agua. Estos sistemas ecológicos neutralizan estos minerales cambiando su estructura cristalina sin eliminarlos, evitando de este modo cualquier problema de cal en nuestras viviendas sin la necesidad de añadir sal.

Por eso mismo, se vuelve tan importante utilizar no solo descalcificadores de agua, sino los mejores que pueda haber. El mejor descalcificador que puedas usar es una garantía de que no vas a tener problema alguno por beber este líquido natural, como también de que el procedimiento que se aplica para reducir la dureza de esta es el mejor, y para ello hay que pensar en los que funcionan sin sal.

Por qué es mejor el descalcificador sin sal

 

En primer lugar por cómo “limpia” el agua. Los que utilizan sal cambian tanto el magnesio como el calcio de esta por iones de sodio, y esta es una situación doblemente nociva. Por un lado, porque no es bueno eliminar estos dos elementos por completo, y por el otro, porque esa sal que se cuela en el líquido tampoco es buena para nuestro organismo.

Otro factor influyente es la necesidad de realizar una instalación adicional además del descalcificador, que no es más que un equipo de osmosis inversa. Su función no es más que hacer que el agua sea potable tras pasar por el aparato con sal.

Como alternativa, y ya como medio principal, aparece la figura del descalcificador sin sal, que es el mejor que podemos emplear para que el agua sea lo más pura y potable posible en nuestro hogar. Y las razones principales para afirmar esto son las siguientes:

Bueno para la salud

Los niveles de magnesio y de calcio se mantienen, por lo que el agua es totalmente potable y adecuada para el consumo. Además, al neutralizar el calcio de esta, se reduce su dureza y se mejoran notablemente los beneficios que puede aportar a cualquier organismo. Conserva las propiedades necesarias y elimina todo aquello negativo para nuestra salud.

No se malgasta agua

Debido a que todo el proceso se reduce a un solo aparato y a que este trabaja de forma eficiente, el agua se aprovecha al máximo. A diferencia de lo que ocurre con los descalcificadores que realizan un intercambio iónico, los que trabajan sin sal no necesitan regeneraciones y, por tanto, no hacen que se pierdan grandes cantidades de este líquido.

Ahorro de energía

Una consecuencia directa de algo que ya hemos mencionado en el punto anterior. Dado que no hacen falta instalaciones adicionales ni nada extra que tenga que trabajar para adecuar el agua, se produce un ahorro energético que ayuda no solo a consumir menos electricidad, sino también a ahorrar dinero con cada factura. Un beneficio que llega por partida doble.

Mayor vida útil para tus aparatos de agua y electrodomésticos

Tuberías, grifería, aparatos como la caldera o el termo y los electrodomésticos también sufren las nefastas consecuencias de una excesiva presencia de cal. Seguro que muchos conocéis lo que provoca esta en las lavadoras, y ese fenómeno es algo que puede extenderse a cualquier electrodoméstico que utilice agua (¡incluso a las planchas!). Si quieres que tengan una vida útil más prolongada, usa descalcificadores sin sal.

Todos estos beneficios son parte de lo que ha hecho que el mejor descalcificador del mercado sea aquel que no usa sal. Aunque posee ciertas ventajas que también aparecen en los de intercambio iónico, este tiene un beneficio mucho mayor sobre nuestro organismo y sobre nuestro bolsillo gracias a un mejor tratamiento del líquido y a la no necesidad de tener que instalar más aparatos.

Si necesitas reducir la dureza del agua en tu hogar, no lo dudes y ve a por aparatos como estos. Vas a notar sus consecuencias en muy poco tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *