Consejos para reformar tu cocina

Cocina reformada

¿Quieres reformar tu cocina pero todavía no tienes claro qué buscas exactamente?

Uno de los primeros aspectos que deberías de plantearte es, si lo mejor para ti es decantarte por cocinas a medida o, por el contrario, por cocinas modulares.

Es una de las cuestiones que más marcará la diferencia tanto a la hora de elegir el proveedor como de saber el presupuesto a invertir. Para saber si decantarte por una u otra, hay que conocer las principales diferencias de estas dos modalidades.

Principales diferencias entre cocinas a medida o cocinas modulares

Las cocinas a medida son más caras y eso es lo que suele echar atrás a algunas personas, pero sin embargo son perfectas para esas cocinas que no tienen formas convencionales o que son pequeñas y es importante aprovechar todo el espacio sin desperdiciar nada.

Una ventaja muy importante a su favor es que suelen tener una gran calidad, ya que se realizan por parte de profesionales especializados para cada caso en concreto. Si se contrata un servicio de carpintería de calidad, el resultado será una cocina para toda la vida.

Las cocinas modulares son más económicas por lo general, pero tienen unas medidas concretas de armario que hay que acomodar al hueco que se tienen, sin permitir demasiadas personalizaciones. Esto puede hacer que se pierda parte del espacio al no haber armarios de ese tamaño.

Aunque se coloquen embellecedores y aparentemente no parecerá que haya espacios desaprovechados, es espacio que no se utiliza y, por tanto, no se aprovecha. Además, son cocinas estándar también en sus diseños, es decir, son iguales entre sí.

La distribución debe ser funcional y adecuada a las necesidades de la familia

Ya seáis una familia unifamiliar o una gran familia, la cocina debe cubrir tus necesidades, que no serán las mismas.

También deberá cumplir vuestras necesidades futuras. Podéis ser ahora una pareja sin hijos, pero querer formar una gran familia por lo que, vuestra decisión de hoy en día afectará al futuro y se trata de una inversión muy grande como para no pensar a largo plazo.

Una cocina a medida te ofrecerá unas posibilidades sin apenas limitaciones teniendo en cuenta el espacio del que contamos. Sin embargo, una cocina modular, puede no ser del todo perfecta para vosotros.

Los materiales de ambas pueden ser muy dispares

Los materiales también son importantes. Busca siempre que la madera tenga una alta protección contra el agua y que el fabricante te ofrezca garantías al respecto. Evita también los que se pueden arañar con facilidad y los que están realizados en materiales que se alteran con la luz del sol.

Las encimeras, por ejemplo, pueden ser de materiales muy diferentes y los resultados que dan también lo son. Si quieres una encimera muy resistente y bonita puedes apostar por materiales tradicionales como el granito, que tiene un alto precio pero que aguanta el trabajo diario en la cocina sin modificar en nada su aspecto y sin necesitar cuidados demasiado excesivos.

Los materiales modernos a base de resinas son muy bonitos y atractivos, pero pueden resultar fáciles de rallar y en algunas casos incluso puede variar el color con el paso del tiempo a pesar de su alto precio. Son encimeras perfectas para quienes no cocinen mucho en casa o sean muy delicados cuando lo hacen.

Otros consejos importantes a tener en cuenta

Elige bien el estilo y los muebles: El diseño de la cocina es importante, pero evita las que son excesivamente modernas ya que pueden quedarse anticuadas en pocos años. Los diseños más clásicos mantienen su vigencia mucho más tiempo.

Cuidado con la iluminación: Aprovecha la obra para incrustar iluminación suficiente en el techo y aprovecha también que os la van a instalar para añadir focos de luz en las zonas de trabajo. Hay que tener en cuenta que se cocina de espaldas a la luz central y que es posible que necesitemos una luz más directa para facilitar nuestra tarea de elaborado.

Finalmente, piensa bien en el suelo: El suelo debería ser a prueba de pisadas pues es una de las zonas de la casa que más sufre. Lo mejor es dejarse asesorar por los profesionales y que, por encima de la estética, el material sea resistente y muy sufrido, de modo que no se vea sucio cada vez que caigan gotas en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *