Potitos que parecen asquerosos, pero que son beneficiosos para tu bebé

Una buena alimentación para tu bebé, que además te facilitará el momento de las tomas del pequeño de la casa, es una manera cómoda y sencilla de hacer que el niño tenga una alimentación sana y equilibrada.

Por suerte existe una gama amplísima de potitos, y las variables son miles (tanto de marcas dentro del mercado que ofrecen potitos de buena calidad como de potitos elaboración casera); elaborados con diferentes ingredientes, sabores y texturas. Para escoger el potito de una forma adecuada tendrás que tener en cuenta el calendario alimenticio de tu pequeño, dependiendo de la edad que tenga, será más conveniente un tipo de alimentos u otros.

Si tienes dudas al respecto podrás encontrar multitud de webs que hablen sobre consejos de cómo ir adentrando los diferentes tipos de ingredientes en los bebés, no obstante, sería conveniente que consultarás con algún especialista o con su pediatra. Si se tratan de potitos de buena calidad y de marcas que nos garanticen cierta fiabilidad, en la propia etiqueta podremos encontrar información al respecto, que nos pueda resultar orientativa.

por que los potitos son buenos para tu bebe

¿Cuáles son las ventajas de alimentar a los bebés con potitos?

1º son cómodos, para los papás no hay nada más cómodo cuando van a salir de casa que no tener que preocuparse a penas por la alimentación del pequeño, solo llevar un par de  potitos en el bolso para dárselo en cualquier momento que sea oportuno, sin necesidad de tener que elaborarlo, solo calentarlo o tomarlo templado, o incluso frío si se trata de potitos de frutas.

2º Son alimentos infantiles muy completos, compuesto con todas las vitaminas necesarias para solventar las necesidades alimentarias de los bebés. Muchas veces por falta de tiempo nos resulta imposible elaborar buenas cremas para nuestros pequeños, el potito te soluciona estos problemas.

3º Poca diferencia con las cremas caseras, las marcas fiables elaboran los potitos con sumo cuidado, consiguiendo que tengan las mismas propiedades que las cremas o purés caseros que puedas elaborar en casa, es por lo que los potitos son una forma muy saludable de alimentar al bebé o de usar como complementos para su dieta diaria.

4º No arriesgues en ofrecerle a tu pequeño potitos sin antes comprobar el contenido de ingredientes que lo componen. Es importantísimo que sepas cada ingrediente, ya que si hay alguna alteración en el pequeño podrás determinar a qué se debe. En la mayor parte de los casos estos cambios van a ir determinados por el tipo de alimento que hay ingerido y que haya podido ocasionarle gases, estreñimientos, dolores, indigestión o insomnio, pueden ser de las molestias más comunes.

5º Controlas mejor los alimentos. Cuando elaboramos comida casera utilizamos muchos ingredientes, entre ellos incluso frutas o vegetales que podemos conseguir no solo en la tienda o el supermercado, incluso puede ser recolectada en nuestro jardín, huerto o en casa el vecino… aunque es cierto que las verduras ecológicas son saludables, podemos poner en riesgo al pequeño si estas no están bien lavadas. No han sufrido un exhaustivo control de calidad como ocurre en el caso de los vegetales empleados en la fabricación del potito.

¡Sé consciente de los alimentos que usas para alimentar a tu bebé!

Sabores extraños, con multitud de vitaminas

Podríamos decir que las marcas se atreven con todo. En el mercado encontramos multitud de sabores, desde combinación de verduras con pescado, hasta potitos de platos del mundo como Pollo a lo Tikka Masala o Guiso Tai Wok.

Algunos ejemplos de potitos con sabores que a simple vista desconciertan son:

  • Crema de patatas con lenguado.
  • Coliflor y queso.
  • Merluza y verduras.
  • Espaguetis a la boloñesa.
  • Verduras de la huerta con cordero.
  • Zanahoria, salón y risotto.

Sin embargo, debes saber que estas combinaciones poseen multitud de nutrientes y vitaminas para el peque.

Por ejemplo, el lenguado posee vitaminas del grupo B y es rico en minerales (potasio, magnesio, hierro y yodo). Lo mismo ocurre con la coliflor; es una fuente muy grande de fibra, también posee vitamina B1, B2, B3 y C.

Si decides hacer tú mismo el potito, puedes experimentar con las combinaciones que elijas. Simplemente, ve combinando aquellos alimentos que creas que pueden ser beneficiosos para el peque, y si le gusta… ¡estupendo!

Mira, por ejemplo la receta que nos propone clarisse… tiene muy buena pinta y además, ¡parece muy fácil!

¿Te animas a probar alguno de estos sabores raros de potitos? ¿Conoces algún otro que no hayamos nombrado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *