La guía perfecta para que tu mudanza salga mal y sea un fracaso

hacer una mudanza realmente horrible es posible si sigues nuestros consejos.

Ya que todo el mundo escribe artículos estilo “Consejos para hacer una mudanza”, “Cómo hacer una mudanza y no morir en el intento” o “¡Wow! Los pasos más increíbles para que una mudanza salga genial”, nosotros vamos a ser la excepción. De este modo, aprenderéis de la mejor forma qué no debéis hacer en una mudanza y además, todos nos reiremos un poco. ¿Qué puede salir mal? Correcto, lo has adivinado: tu mudanza. Ahora en serio, vamos a ver qué es realmente lo que tenéis que hacer para que tu traslado de vivienda acabe siendo un total fracaso.

3 pasos para que tu mudanza sea un desastre y morir en el intento

Por casualidades de la vida, conocemos varios casos particulares (por respeto, no daremos nombres) de mudanzas en San Juan de Alicante que son el paradigma perfecto de lo que no se debe hacer bajo ningún concepto durante un traslado de vivienda. Por ello, seguiremos su estela para mostraros qué podéis hacer para que vuestra mudanza salga rematadamente mal. Seguid estos pasos y todo saldrá peor no, lo siguiente.

No contrates una empresa de mudanzas

¿Total, para qué, verdad? Seguro que si lo metes todo en una bolsa, puedes mezclar la ropa con los platos y así todo irá más seguro, seguro que te apañas. Pasar de contratar una compañía de mudanzas es sin duda la mejor opción para que todos tus muebles y electrodomésticos lleguen totalmente destrozados, o como mínimo, en mal estado a tu nuevo hogar. En el mejor de los casos, los habrás sabido desmontar, pero una vez en la nueva casa, te dará pereza iniciar de nuevo el montaje y lo irás posponiendo semanas y semanas, o los montarás mal, te acabarás haciendo daño con el martillo o acabarás teniendo que contratar los servicios de un carpintero, y lo que parecía ser la medida más austera, acabará siendo la más cara.

No planifiques nada

Ni se te ocurra ordenar nada en bolsas ni comprar el material protector necesario para el viaje, la mejor opción es improvisar sobre la marcha, así cuando llegues a tu nueva casa no sabrás en qué sitio está cada cosa, tardarás días e incluso, semanas, en ordenarlo todo (y en tirar las cosas que hayan llegado rotas) y lo habrás conseguido, tu mudanza habrá sido un completo fracaso.

No pidas días libres en el trabajo

Seguro que puedes compaginar perfectamente tu horario y responsabilidades laborales con el ligero proceso que supone mudarse. Ya dormirás, total, tener un buen descanso está sobrevalorado. Sin duda, esta es la mejor opción para que te dé un mareo o desmayo y estés más cerca de morir en el intento de cambiarte de casa. Incluso, podrás conseguir un combo, ya que debido al cansancio acumulado, tu rendimiento en el trabajo disminuirá y tu jefe te acabará despidiendo. ¿Qué puede salir mal? Exacto: tu mudanza y todo en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *