Evitar la gripe: consejos que debes tener en cuenta

Mujer enferma de gripe

La crisis sanitaria actual, la cual ha afectado a casi la totalidad de los países del mundo, ha despertado un interés general por conocer métodos efectivos para evitar gripe. Las enfermedades respiratorias son altamente contagiosas y representan un problema real por su facilidad para esparcirse. Evitar un contagio de gripe es una tarea que requiere mucha higiene y un lavado de manos frecuente, pero a veces esto no es suficiente para prevenir la gripe. Afortunadamente, este virus se ha identificado correctamente y, hoy en día, contamos con muchos medicamentos para hacerle frente a la enfermedad.

Sin embargo, es un error confundir la gripe con un resfriado común. Las medidas empleadas para evitar un resfriado son, en cierto modo, muy parecidas a las que debemos aplicar para prevenir la gripe. Es crucial atacar el problema antes de que aparezca, por eso es necesario fortalecer el sistema inmune con medicinas recomendadas por especialistas, las cuales pueden adquirirse sin problemas en una farmacia online. La gripe se transmite por vía aérea, lo cual hace que sea una enfermedad relativamente sencilla de adquirir. Sin embargo, hoy te compartiremos una serie de consejos efectivos para evitar la gripe y puedas llevar una vida plena.

Para evitar la gripe es fundamental conocer sus síntomas

A veces, las personas que sufren síntomas de la gripe suelen confundirla con un resfriado común, lo cual puede ser fatal. El resfriado común, al igual que la gripe, es una enfermedad infecciosa que genera síntomas similares. Sin embargo, el resfriado es provocado por una inmensa variedad de virus, lo cual hace muy difícil conseguir una vacuna efectiva para prevenirlo. En cambio, la gripe es un virus específico que puede cambiar su tipo dependiendo de muchos factores. El resfriado común se caracteriza por generar congestión nasal y rinorrea.

Además, los estornudos suelen abundar y el dolor de garganta también está presente. No obstante, la recuperación de un resfriado común no supone complicaciones mayores y suele curarse en aproximadamente en una semana. En nuestra sección de artículos de salud y bienestar hemos mencionado la importancia de revisar nuestra salud periódicamente para identificar cualquier problema que pueda derivar en un inconveniente mayor a futuro. Nuevamente, debemos hacer énfasis especial en llevar un control preciso de nuestra integridad física.

La pandemia de la COVID-19, iniciada en 2020, ha demostrado que las enfermedades respiratorias pueden tener resultados fatales en individuos relacionados a la «población de riesgo», la cual comprende un rango de edades y patologías previas que pueden empeorar el cuadro viral. La gripe trae consigo fiebre alta, de 38 a 40 grados como promedio. Además, provoca un intenso dolor en las articulaciones y los músculos, el cual se mezcla incómodamente con dolores de garganta y de cabeza. Ciertas personas pueden experimentar diarrea y vómitos, pero no es tan común como los síntomas previamente mencionados.

La prevención es la clave

Se sabe que el virus de la gripe, normalmente incluído en la familia de los virus de la influenza A y virus influenza B, suele tener mayor impacto dependiendo de la estación del año y las condiciones ambientales de cierta zona geográfica. Esto se conoce como gripe estacional, por lo cual es necesario tener mayor cuidado si nos encontramos en dichas fechas. Los especialistas no recomiendan efectuar reposo absoluto en caso de tener gripe. Afortunadamente, en las personas sanas esta enfermedad es relativamente sencilla de tratar.

Se recomienda la ingesta de paracetamol cada seis u ocho horas para disminuir la fiebre y mejorar el malestar. No se debe, bajo ningún concepto, usar antibióticos durante el proceso de curación de la gripe. Eso no aporta mejora alguna y resulta contraproducente para nuestro organismo. Además, ten en mente que la gripe es causada por un virus, no por una bacteria.

Una medida fundamental para la prevención primaria de este virus es la vacunación. La vacunación tiene como objetivo principal proteger a las personas con mayor riesgo frente a la gripe. Sufrir de enfermedades crónicas neurológicas, cardiovasculares o pulmonares puede suponer un porcentaje más alto en la complicación de los síntomas.

Hidratación e higiene: fundamentales para hacer frente al virus

En caso de contraer la gripe, recuerda que debes mantenerte muy hidratado para sobrellevar mejor el malestar. Se recomienda tomar entre un litro y medio y dos litros de agua cada día, el cual además puede ser complementado con infusiones naturales que ayudan a eliminar los síntomas mucho más rápido. Ten en cuenta que antes de tomar cualquier tipo de medicamento es necesario consultar con tu especialista para cerciorarte que no habrá un daño colateral provocado por alguno de sus compuestos.

El lavado de manos constante, el distanciamiento social moderado y la limpieza profunda de las superficies, representan la mejor forma de mantener a raya a la gripe. Desafortunadamente, aún no existe un proceso milagroso de curación que garantice la eliminación de la gripe por completo, pero si la sociedad trabaja en conjunto, se podrán evitar más contagios a mediano y largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *