¿Qué diferencias hay entre acuarios marinos y dulces para su montaje y desarrollo?

Diferencias entre acuario marino y dulce

La acuariofilia es un hobbie fascinante para muchos, que no es otra cosa que el gusto de montar y cuidar un acuario y, por supuesto, a los animalitos que queramos tener dentro. Si bien, hay que destacar que existen varias diferencias entre acuarios marinos y dulces por lo que hay que elegir con criterio cuál montar y cómo tendrás que hacerlo.

Puedes tener un acuario de agua dulce o una impresionante réplica del fondo marino y, en consecuencia, unas especies marinas u otras, tanto animales como vegetales. Veamos cuáles son las diferencias entre estos tipos de acuarios para ayudarte a elegir.

Primera etapa: maduración

Lo primero que hay que hacer para disfrutar de un acuario es desarrollar la etapa de maduración, esencial para mantenerlo. Esta es la que requiere de actuaciones muy diferentes entre ambos tipos.

  • Acuarios de agua dulce

Su maduración es sencilla aunque no por este motivo es corta; mucho ojo con esto.

Se debe conseguir un equilibrio entre los que son los elementos nitrogenados, intercambiando el nitrógeno hasta que cada molécula quede en su lugar.

Diferenciando entre acuarios fríos y calientes tenemos que se precisará de calentador o enfriador para que se mantenga la temperatura que necesitan las especies que vivan en ellos.

  • Acuarios de agua salada

Este tipo de peceras son más difíciles de madurar.

Primeramente, requieren de una bomba de circulación para aumentar el volumen del agua.

La densidad de sal será de entre 1022 y 1026; para el caso de invertebrados el margen se reduce a 1025-1026.

Será necesario un calentador que mantenga la temperatura siempre entre los 25.5 y los 26.5ºC.

De la misma manera, incluiremos un Skimmer para espumar las proteínas.

Finalmente, tendremos que incorporar también juegos de luces azul y blanco para emular la ambientación marina, con un número de watios igual al de litros de agua.

Mantenimiento y cuidados posteriores

Una vez concluida la etapa de maduración, el mantenimiento y los cuidados son más parecidos entre ambos tipos de peceras, de agua dulce y marinas. Veámoslos.

Cambio del agua. Se realizará cada 16 o 20 días. Recordar, para los acurios salinos, salar el agua con gran precisión.

Tests reguladores. En cada cambio de agua se deben testar los niveles de pH, KH, GH, nitratos, nitritos… Sólo de esta manera tendrás control sobre los cambios que debes realizar.

Alimento para peces. Aunque lo común es alimentar a los peces una vez al día, hay especies que tienen otras necesidades; infórmate bien de ello antes de elegirlos.

Mantenimiento de la vegetación. Cada especie vegetal requiere de una iluminación y una cantidad mayor o menor de fertilizante por lo que tendrás que hacer una composición cuyo mantenimiento coincida.

 

2 Comments

  1. Sergio dice:

    Interesante artículo, creo que puede resolver las dudas de aquellos que quieran comenzar en esta maravillosa afición que es la acuariofilia, y no saben si decantarse por un tanque de agua dulce o marino.

    Solo me gustaría aportar, que se informen bien antes de comenzar en el acuarismo. Me da mucha pena que demasiadas personas siguen creyendo que una pecera, un poco de agua y un par de goldfish es suficiente.

    Muchas gracias por promocionar esta fantástica afición. Un cordial saludo, Sergio B.

    • Top Articulos dice:

      ¡Muchas gracias, Sergio! Totalmente de acuerdo. Antes de lanzarnos, debemos ser muy conscientes de lo que supone tener a cargo un animal y el cuidado que este conlleva. ¡Un saludo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *