Conoce más sobre las bombas industriales para enología

Botella de vino

El mundo del vino y la enología están en constante crecimiento y buscando nuevas fórmulas para mejorar los procesos de producción, además de reducir costes de tiempo y dinero. Por ello, las empresas, bodegas y fabricantes de vino necesitan conocer y utilizar las mejores herramientas para, de esta forma, obtener mejores resultados y vinos de excepcional rendimiento.

Una de las herramientas de uso obligado en la producción de vino son las bombas peristálticas industriales. Las propiedades de las bombas peristálticas permiten bombear líquidos en condiciones especiales. Lo primero que debemos saber es que las bombas lobulares o también llamadas bombas peristálticas están preparadas para bombear productos difíciles de succionar, da igual que sean corrosivos, químicos o viscosos.

Uno de estos productos difíciles de tratar es el vino ya que tiene la particularidad de mezclar líquidos (mosto, vinagre, pisco, agraz y orujo) y sólidos (uva, racimos, grano, hollejos y piel) en su producción. Afortunadamente, el mundo de la ingeniería y el diseño industrial se han aliado para desarrollar bombas capaces de trabajar con el vino. Hablamos de las bombas peristálticas industriales.

Condiciones especiales de trabajo

El fabricante de bombas peristálticas Boyser (ver aquí)  ha demostrado que se puede tratar un producto tan delicado como el vino y mantener sus cualidades preservando una alta calidad en el proceso. Debemos recordar que las bombas lobulares industriales de Boyser están especialmente diseñadas para trabajar con productos especialmente viscosos (aunque contengan sólidos).

Esto se consigue con un trabajo en seco y con autocebantes lo que permite que el vino no se obture en las bombas ni en el proceso de succión. De esta forma, la bomba es capaz de bombear el vino directamente desde la prensa hasta las cubas o barriles. En el proceso de la fermentación o los remontados es necesario que el vino tinto tome contacto con los sólidos que se encuentran en la parte superior de las cubas.

Para ayudar a la fermentación es necesario contar con bombas peristálticas, de esta forma, el vino es capaz de subir al borde para impregnarse del color tinto al tocar las partes sólidas como los hollejos que son los que aportan los taninos tan buscados por los expertos en enología.

El proceso de fabricación del vino debe cumplir dos características, mantener la alta calidad del vino y separar todas las partes (sólidos y líquidos) de forma correcta. El fabricante de bombas lobulares ha conseguido diseñar bombas peristálticas que permiten la preservación del producto sin mezclas con un tratamiento de máxima delicadeza para no alterar la calidad del vino.

¿Cómo funcionan las bombas peristálticas o bombas lobulares?

Bomba perisáltica marca BoyserEl funcionamiento rotativo de las bombas lobulares actúa mediante los rodillos que aplastan al tubo. De esta forma, se crean cámaras uniformes que se van moviendo a través de la pista de la bomba y se consigue el efecto del bombeo. Los caudales de trabajo con los que trabajan las bombas lobulares pueden llegar hasta los 100 metros cúbicos la hora, en especial, en las bombas lobulares industriales.

Un buen fabricante de bombas lobulares que se precie es capaz de crear bombas estancas y fáciles de usar donde el único material que entra en contacto con el líquido (en este caso, el vino) es el tubo de la bomba. Las características del trabajo en seco permiten trabajar con sustancias viscosas como el vino cuando está en proceso de fermentación.

Al alternar la compresión del tubo una zapata o tubo pasa a lo largo del rodillo y crea un sello entre el tubo de succión y el de descarga, de esta forma, se anula la fuga del vino. Una vez reestablecido el flujo en la manga se genera un vacío que acciona el producto al interior de la bomba.

El vino es bombeado y no toca ninguna parte interna de la bomba (a excepción del tubo) lo que permite la aplicación de dosis exactas tan útiles para la enología. Gracias a la obtención de presiones nominales de hasta 2 bares en el tubo y hasta 16 bares en la manga las bombas peristálticas industriales son las mejores aliadas de los enólogos en este complejo proceso.

Virtudes de las bombas peristálticas en la enología

Las bombas lobulares o peristálticas tienen unas características que le permiten trabajar en la producción del vino. Estas bombas industriales carecen por completo de elementos que entren en contacto con el vino como válvulas o sellos. De esta forma, el contacto con el producto es nulo, además de contar con un mantenimiento y una limpieza muy fácil lo que facilita el cumplimiento de normativa tan importantes como la FDA (del inglés, Food and Drug Administration), o Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.

La acción de bombeo es muy fluida y capaz de trabajar a ciclos y en condiciones industriales. Por otro lado, la limpieza de la bomba es muy sencilla ya que el tubo es la única pieza que toca el vino y permite una rápida esterilización del proceso.

El efecto bombeo del fabricante de bomba lobular facilita unas capacidades de succión de hasta 9,5 metros de agua. Al bombear el vino y no tocar ninguna parte interna de la bomba se pueden aplicar dosis exactas que permiten una capacidad de repetición y exactitud de +- 5% y +1% respectivamente. Con este proceso se asegura la alta calidad del vino y sus propiedades.

De esta forma, se mantiene el color, un alto nivel de taninos y la conservación de todo el sabor del vino.

El trabajo del fabricante de bombas peristálticas  ha permitido crear unas bombas con unas características especialmente diseñadas para la enología. No dejan residuos, trabajan en seco y tienen una estabilidad de la presión en caso de parada. Además, pueden añadir en el proceso sustancias como la bentonita o el anhídrido sulfuroso lo que permite su dosificación exacta y la obtención de un vino a tu gusto.

La excelente calidad obtenida en el delicado proceso de la dosificación permite la aplicación en todos las etapas del proceso de la elaboración del vino como los trasiegos, el bombeo y la dosificación de productos minoritarios (clarificantes, enzimas y goma arábiga). Lo mismo sucede en el proceso final del llenado y el vaciado de las barricas al eliminar el aire del interior de las mismas con precisión.

¿Trabajas con vino o eres un enólogo? ¡No lo dudes y ponte en contacto con un fabricante de bomba lobular! Los resultados están garantizados, lo mismo que la calidad del vino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *