¿Existe una nueva amenaza que desencadenará la Tercera Guerra Mundial?

peligro de que se avecine una Guerra nuclear

Efectivamente. El centro analítico RAND Corporation de California considera que los misiles supersónicos, con especial consideración los de crucero, son una amenaza muy peligrosa para el equilibrio del poder mundial.

Pero… ¿por qué?

El motivo no es otro que su capacidad. Y es que estos elementos pueden superar la mayoría de sistemas antimisiles. Esto se traduce en que los tiempos de respuesta de los países ante un ataque serían menos efectivos. El armamento del que hablamos se considera, además, un tipo nuevo de amenaza, lo cual agrava más la situación.

Los misiles supersónicos tienen capacidad para volar y maniobran a 5000 km/h e incluso más, es decir, superando la velocidad del sonido más de 5 veces.

La tercera guerra mundial puede estar al caer.

Richard Speier nos dice que, evidentemente, la proliferación de estos artefactos se traduce en un aumento claro de posibilidades de que se produzca una guerra estratégica.

China, Rusia y Estados Unidos están invirtiendo constantemente en el desarrollo de este tipo de armas. Sin embargo, la gravedad, por si no fuese suficiente, se da en que no son sólo estas las naciones interesadas. La difusión de la potencia de estas armas está en marcha alrededor del globo, en Australia, Japón, Europa e incluso India, según dicta el informe presentado por la propia RAND Corporation, cuya relación con el ejército estadounidense es muy estrecha.

La solución

Las medidas que se han tomado, de momento, para obstaculizar la proliferación de proyectiles hipersónicos y todo tipo de tecnologías relacionadas pasan por que:

  • EE.UU, China y Rusia lleguen al acuerdo de no exportar ningún sistema completo de estos misiles o de cualquiera de sus componentes.
  • Toda la comunidad internacional establezca sistemas de control para un amplio abanico de sistema de hardware y de toda la tecnología supersónica en general; es decir, que se vigile un poco más el asunto.

Esto por supuesto, no dejan de ser recomendaciones de la corporación; en la práctica no se ha llevado aún nada a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *