¿Cómo se hace el mantenimiento de una impresora doméstica?

consejos útiles para el mantenimiento y limpieza de impresoras

La impresora es un componente informático muy común en los hogares, sobre todo si trabajamos con muchos documentos o si tenemos niños en casa. Estas son delicadas y, debido a su uso habitual, requieren de ciertos cuidados. Veamos cómo se hace el mantenimiento de una impresora doméstica.

Realizar un mantenimiento adecuado de la impresora

Guárdate muy bien estos consejos para mantener la impresora, de manera que los tengas siempre a mano. ¡Aquí van!

  • La ubicación

Para empezar a cuidar tu impresora doméstica tienes que buscarle un lugar adecuado.

No tenemos que colocarla, bajo ningún concepto, cerca de una fuente de calor como puede ser una estufa. Tampoco es recomendable que le dé el sol directo, aunque la temperatura no sea alta. La tienta se seca rápidamente y las piezas se pueden dilatar y estropear.

De la misma manera, hay que vigilar que los ventiladores del periférico queden libres, sin que los obstaculice ninguna superficie u objeto cercano.

  • La limpieza

Obviamente, la periodicidad con la que limpies tu impresora dependerá de cuanto la uses. Entre una y dos veces al mes debería ser suficiente si hablamos de una impresora doméstica.

El exterior se limpia con un paño algodonoso humedecido con producto multiusos o directamente con agua destilada.

Es importante, eso sí, secar muy bien las partes, de manera que el plástico no se resienta. Lo haremos con otro paño seco que no deje pelusa.

Para la limpieza de las partes internas necesitaremos alcohol isopropílico que aplicaremos con un pincel fino.

Se retira el polvo con otro pincel más grueso con mucho cuidado, de manera que no se maltrate ninguna de las partes. Hay que poner especial atención a los rodillos del papel, que siempre se quedan con viruta y polvo oculto. Recuerda sacar los cartuchos para limpiar la zona donde se colocan, primero en seco y luego con el alcohol, limpiando cualquier residuo de tinta u otro.

Un último consejo es que limpies la bandeja de papel cada vez que vayas a cargarla pues la viruta se va quedando en el fondo y, si no la retiramos, llegará a obstruir los mecanismos.

  • Los elementos que se utilizan

Para no forzar la impresora, deberemos usar siempre papel del gramaje adecuado al tipo de impresión a realizar.

Así mismo, esta se cargará siempre con cartuchos compatibles con la marca y modelo, de manera que estos encajen a la perfección en el habitáculo y que los inyectores trabajen a la perfección. Colocar un cartucho no recomendado podría suponer que la impresora se estropee, pudiendo llegar a no tener solución.

  • La colocación de los cartuchos

Los cartuchos tienen un juego específico para acoplarse perfectamente a la impresora. Si ves que no pueden meterlos, no los fuerces. Sácalos y, con tranquilidad vuelve a empezar; un esfuerzo puede estropear o directamente romper alguna de las partes o el propio cartucho.

  • El software

El software tiene su propio mantenimiento y actualizaciones. El propio CD que incluye la impresora cuando la compras te guiará en este mantenimiento que es realmente sencillo.

  • Las impresiones

Procura mantener la impresora en uso. Muchas veces no la utilizamos y al ir a imprimir algo cuando lo necesitamos nos encontramos con que los cartuchos están secos, aun estando llenos.

Para evitarlo, sólo tienes que acordarte de mandar imprimir algo, aunque sea una pequeñísima prueba en CMYK.

Este es, en esencia, el mantenimiento de una impresora doméstica. Las industriales o semi-industriales tienen un mantenimiento algo más elevado, si bien, sus resultados también son mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *