Cosas básicas de las residencias de ancianos en Madrid

residencias de ancianos en madrid

Si estamos considerando la opción de mudarnos a una de las muchas residencias de ancianos en Madrid o, bien, la estamos contemplando como futuro hogar para nuestros mayores, te vamos a dejar una serie de datos para que te sea más fácil elegir.

Sabemos bien que no es fácil optar por una residencia para nuestros ancianos y que, aunque en muchos casos es la mejor alternativa, no podemos evitar sentirnos culpables. Es por esta razón que en este artículo queremos ayudarte para que tomes la mejor decisión posible y nunca te arrepientas de ella.

 

Cosas básicas que tenemos que tener en cuenta si estamos planteandonos una residencia como opción

Siempre firmaremos un contrato asistencial con la residencia. Este documento contiene los derechos y obligaciones de ambas partes y dará igual si la residencia es pública o privada. Es recomendable estudiar el contrato antes de firmarlo, apuntar posibles dudas y consultarlo con un profesional si queremos tener un buen apoyo legal. El Reglamento de Régimen Interior es otro documento que tendremos que tener en cuenta: en él aparecerán las reglas de convivencia, los horarios, las normas y condiciones de admisión.

Si nuestro mayor sufre algún tipo de discapacidad que le impida decidir por sí mismo, deberemos tener una orden judicial que decrete su internamiento.

En Madrid contamos tanto con residencias para ancianos públicas, municipales, residencias concertadas o residencias religiosas.

El precio de las residencias suele rondar entre los 1.000 euros y los 4.000 mensuales. En el precio vienen incluidas las prestaciones médicas, servicios de fisioterapia, terapia ocupacional o psicólogos. Para poder solicitar una plaza pública en una residencia de Madrid tendremos que programar una cita con el centro de servicios sociales de la comunidad para que se le pase una revisión. Una vez tenga la resolución de esta.

Si el grado de dependencia es de grado II o superior, se le asignará una plaza de una residencia que, como mucho, estará a unos 50 kilómetros de distancia de su domicilio.

Si lo que te preocupa es que nuestros mayores no estén a gusto en estas  residencias de ancianos en Madrid, te decimos desde ya que no tienes nada de que preocuparte. Existen centros como la Residencia Avenida San Luis que, aparte de ofrecer todos los servicios básicos que ofrecen todas las demás residencias (servicio médico y psicológico incluidos), cuenta muchísimas actividades que, además de ser entretenida, son muy buenas para la salud mental y física.

Y si, después de todo, todavía no sabes qué decisión tomar, ¿por qué no pruebas con los centros de dia Madrid? Los ancianos no pasarán todo el día en estos centros pero tendrán una primera toma de contacto con estos (al igual que tú), por lo que será más fácil tomar una decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *