Consejos para pedir préstamos rápidos

Los préstamos rápidos en España son un recurso económico muy interesante que ayuda a muchas personas a llegar a fin de mes. También resultan muy prácticos para financiar un negocio o una idea, para hacer una reforma en casa, para financiar estudios, para pagar una elevada factura o multa que se nos ha presentado, incluso hasta para darnos un pequeño capricho (cómo puede ser irse de vacaciones).

Estas son sus principales ventajas:

  • Son rápidos: Tal y como su propio nombre indica, son muy rápidos. Una vez que han sido tramitados, podemos tener el dinero en la cuenta en un tiempo récord (que oscila entre unos minutos hasta a varios días dependiendo de si tenemos nuestra cuenta bancaria en la que nos indican). En cualquier caso, tardará menos que un préstamo bancario y siempre serán mucho mejor que un préstamo privado.
  • Mínimos requisitos: Con tan solo indicar algunos datos básicos, la cantidad de dinero a solicitar y el plazo de amortización, podemos iniciar el proceso. Si hiciera falta cualquier otro tipo de documentación adicional, desde la entidad se pondrían en contacto con nosotros.
  • Se tramitan 100% online: Aunque algunas empresas tienen delegaciones físicas desde las que podremos tramitar estos préstamos, la mayoría nos permiten hacer todo el proceso a través de Internet, sin ni tan siquiera salir de casa. Las interfaces de las plataformas son intuitivas, adaptándose así a los conocimientos de cualquier usuario. (Aunque nunca hayamos pedido un préstamo de esta manera, no será complicado).

Si vas a pedir un préstamo rápido, sigue leyendo los siguientes consejos:

Tips para pedir un préstamo / crédito rápido

Mujer preguntando por crédito.

Pide tan solo la cantidad de dinero que necesites

Si en el pasado fuiste al banco a pedir un crédito, lo más probable es que allí te ofrecieran una cantidad mayor a la que te hacía falta, por si acaso. Si tu intención era reformar una cocina, es posible que pidieras un poco más y terminases reformando el baño, o toda la casa.

Piensa que al pedir el préstamo no solo devolverás la cantidad íntegra del mismo, sino también los intereses + comisiones. Si no te controlas, tendrás una deuda muy elevada que te va a costar asumir.

Por ello es tan importante pedir tan solo la cantidad de dinero que necesitas.

Plazo de amortización mínima

El plazo de amortización es el tiempo en el que debes devolver el dinero. Para establecerlo, habrá que tener en cuenta el nivel de ingresos y elegir una cuota que realmente sepas que vas a poder afrontar.

Ten presente que, cuanto más tardes en devolverlo, más intereses generas. Vale la pena asumir cuotas de un importe mayor, ya que así pagarás menos intereses y te quitarás el préstamo de encima cuanto antes.

Cuidado con los retrasos

Los retrasos en los pagos pueden ser letales: con que te retrases tan solo un día puedes incurrir en penalizaciones que elevan los intereses de manera desproporcionada.

Si está situación se vuelve a repetir, o no has sido capaz de pagar una mensualidad, la deuda se seguirá incrementando todavía más, y podría llegar a lanzarse una orden de embargo.

Antes de pedir el dinero, debes asegurarte de que vas a poder pagar la cuota que has elegido. Ante cualquier atisbo de duda, mejor que busques otra manera de financiarte.

¿Justificación del gasto?

Es cierto que algunas empresas de créditos rápidos nos preguntarán qué uso le vamos a dar el dinero, y es que esto les aportará una cierta seguridad. No les parecerá igual si quieres el dinero para comprar un coche, o para financiar un negocio, que para saldar una deuda anterior.

De hecho, hay empresas que ofrecen préstamos específicos para un determinado fin (cómo puede ser para estudiar o para hacer reformas).

Ojo: No bastará tan solo con indicar el motivo del gasto, si no que habrá que presentar justificantes que lo acrediten.

Comprobación de requisitos

Para pedir el préstamo rápido es común que te pidan los 3 siguientes requisitos:

  • DNI: Para comprobar tu identidad.
  • Nómina: Para comprobar que percibes ingresos y que vas a ser capaz de devolverlos. También es posible que te permitan aportar un documento que acredite que estás percibiendo una pensión, el paro, o cualquier otro tipo de recurso económico.
  • Nº de cuenta bancaria: Además de servir para volver a confirmar tu identidad, si todo el proceso concluye de forma positiva, tendrán el número para hacerte el ingreso.

Como ya hemos comentado, es posible que te pidan algún requisito más, según cada caso.

Comparación

No te quedes con la primera empresa de créditos personales con la que te encuentres: te recomendamos que compares lo que te ofrecen y que elijas aquella con el mejor trato, con el que más se adapte a lo que estás buscando.

Sigue estos consejos y no tendrás ningún problema para elegir un préstamo rápido en el que confiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *