Razones por las que pensarse más de una vez el tener un animal exótico como mascota

veterinario exoticos

Si te has planteado tener un animal exótico en casa como mascota, quizás deberías plantearte un par de cuestiones antes de decidir el paso. Las mascotas siempre han sido una compañía muy grata tanto para los adultos como para los niños de las casas. Nos dan cariño, compañía, juegos, responsabilidad, pero también son un ser vivo y como tal tienen que ser cuidados de la mejor forma.

Un buen veterinario exoticos recomienda pensárselo más de dos veces a la hora de decidir adoptar o comprar un animal exótico. Es cierto que son diferentes y llamativos pero también conllevan unos riesgos.

 

1. Peligro de extinción.

La mayoría de estos animales sufre la caza furtiva en sus lugares de origen, son capturados sin control alguno y sacados de las fronteras de forma ilegal. Hay poblaciones de animales que se han visto abocadas a la extinción debido a la compra ilegal de crías o partes.

Para evitar que esto pase se crearon leyes que regulan cuáles animales exoticos no podemos tener viviendo con nosotros. Además del riesgo que supone para el ecosistema su caza también para controlar los sistemas de seguridad.

Los animales que vienen de la caza ilegal no siguen unos protocolos de sanidad adecuados, no sabemos a ciencia cierta de dónde vienen exactamente, sus características, ni qué enfermedades tenía o ha podido coger durante el viaje.

 

2. Zoonosis.

Se trata de las enfermedades transmitidas por animales a personas o a otras mascotas de nuestro hogar. Entre ellas la sarna, pero hay otras enfermedades que son características de los animales exóticos y que no padecemos en nuestro país. El contagio por alguna de ellas puede implicar incluso la muerte.

En los protocolos de los hospitales no se exige preguntar si tenemos un animal exótico en nuestro domicilio y tampoco lo diríamos, si este es ilegal. La falta de rigor en cuanto a sanidad con estos animales hace que pasen las fronteras sin las vacunas adecuadas o enfermen durante el transporte. Los reptiles son muy propensos a contagiar diferentes tipos de zoonosis a través de la flora intestinal, por eso se recomienda no darles besos.

Aparte del desconocimiento, nuestro sistema no está inmunizado a sus gérmenes y no se pueden encontrar las vacunas de una forma rápida.

 

3. Especies invasoras.

¿Quién no ha escuchado historias de cocodrilos o reptiles que estaba en las cañerías bajo las ciudades? Esto suele pasar cuando compramos un animal de forma irresponsable: este crece y ya no sabemos qué hacer con él.

Muchos de estos animales acaban abandonados por sus dueños, ya que, como su propio nombre indica no son mascotas convencionales como los perros o gatos, sino que algunos son especies salvajes que no se pueden adaptar a la convivencia dentro de una casa.

Otros tantos acaban escapando de las casas y, en el mejor de los casos, si logran sobrevivir en una flora y fauna que no es la suya acaban convirtiéndose en especies invasoras. Como ejemplo tenemos el caso de la Tortuga de Florida, exportada desde Estados Unidos. Muchas de estas tortugas, al hacerse grandes, eran puestas en libertad; algunas de ellas embarazadas, sobrevivieron y se convirtieron en una auténtica amenaza para las tortugas autóctonas.

 

4. Difíciles de manejar.

Cualquier veterinario exoticos estará de acuerdo con que no son mascotas convencionales, están acostumbrados a un medio salvaje y se comportarán de igual forma, pudiendo incluso ocasionar daños en la casa, muebles, cortinas e incluso heridas a sus dueños.

Por eso, antes de adquirir un animal de estas características, tendremos que informarnos bien de qué se trata de una compra legal, de que dispone de todas las vacunas y de podremos proporcionarle las mejores condiciones de vida en nuestra vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *