¿Cómo funcionan los tratamientos para termitas a base de cebos?

Tratamientos para termitas a base de cebo.

Por lo general las colonias de termitas se estructuran de forma subterránea, al igual que la colonia de hormigas. Esta es la razón principal por la que las termitas no son detectadas sino en último momento.

A pesar de que existen diversidad de tratamientos a la hora de acabar con un plaga de termitas, hoy no centraremos en el uso de cebos para su control y erradicación total.

¿Qué es un cebo para el control de termitas?

Los cebos son estructuras cilíndricas de plástico que se pueden enterrar en la tierra a medio metro de las paredes de la construcción a proteger y a unos 3 metros como máximo entre cada uno de los cebos. Este tipo de artefacto consta de dos partes.

  • Esqueleto: Es la estructura externa del cebo, se trata de una coraza de plástico con ranuras, que permite enterrar el cebo con facilidad y brindarle acceso a las termitas hasta su interior.
  • Madera natural: En el interior se encuentra un conjunto de láminas de madera de 22 cm por 42 mm de diámetro. Estas son las responsables de atraer la colonia de termitas hasta la trampa.

En España existen tres tipos de cebos ideales a la hora de realizar el tratamiento para termitas, esto son: Sentri Tech, Exterra y Termigard. Cada uno es muy diferente al otro, aunque todos cumple con la función de eliminar está terrible plaga. Sin embargo es importante destacar que aunque el tratamiento de cebo es uno de lo más económicos, este tipo de artefactos solo se vende a empresas de control de plaga. Los cebos no están a la venta para particulares.

¿Cómo funciona un tratamiento para termitas de cebos?

Lo primero que se debe realizar es la inspección del área por parte de un profesional de control de plagas, quién colocará una estación de monitoreo en la zona donde se ha detectado la colonia subterránea de termitas. Dichas estaciones son los cebos, enterrados alrededor de la estructura.

Se debe esperar aproximadamente de 6 a 8 semanas, antes de realizar una nueva inspección en cada cebo. La razón para este periodo de inactividad, es que cada estación le va a comunicar al fumigador, cuales son los lugares con mayor actividad de termitas y además, busca acostumbrar a los insectos a consumir la madera en el interior del cebo. Es importantísimo que las termitas se sientan seguras alimentándose de la celulosa en el interior del recipiente, dado que en esta segundo inspección, se sustituirá la madera por cebos que contienen el inhibidor de quitina.

La quitina es una hormona que segregan las termitas obreras y le permite mudar su piel y evolucionar al estado de una termita mucho más adulta y capaz de procrear. Si las termitas obreras no producen dicha hormona, simplemente mueren al no poder evolucionar a su siguiente fase. Esto es bueno para nosotros porque va diezmando de a poco a toda la colonia. La única desventaja que tiene el tratamiento con cebos es que se trata de un proceso muy lento, que puede llevar hasta 8 años para el exterminio total de la colonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *