Cómo incrementar el valor de tu vivienda de forma económica

Mujer pensativa en su vivienda.

Todos nos hemos visto en la situación de querer vender o alquilar una vivienda, pero al ser un inmueble de segunda mano o tener muchos años, puede que no esté renovado y su valor sea inferior a lo que necesitas o quieres conseguir ingresar en tu cuenta.

A menudo, nuestra vivienda sale al mercado durante meses y no conseguimos venderla y tenemos que optar por alquilarla. Pero, aún así, el mercado se te resiste. Depende de lo que busques: tener ingresos cada mes o tener un montante en tu cuenta por el valor total de tu inmueble, puedes incrementar su valor y su idoneidad para captar compradores por menos inversión de la que supones. Quizá no hayas evaluado correctamente sus puntos fuertes y debilidades. Primero, deberías hacer una lista y evaluarlos, antes de tomar ninguna iniciativa. Además, deberás asegurarte de cuántos metros cuadrados dispones en tu vivienda con exactitud, pues a más metros, más valía normalmente del inmueble y mejor precio conseguirás.

Es por ello que deberías consultar primero con una buena agencia. Son los que mejor te pueden aconsejar sobre este tema o gestionar estos asuntos con resultados exitosos. Para ello, son los profesionales.

Consejos a precios económicos

El agente inmobiliario y el perito que le den un valor podrán verla más atractiva y te aconsejarán un precio más acorde a tus necesidades si haces algunas mejoras. Simplemente, con unos retoques y una buena decoración puedes hacer más valiosa tu vivienda y conseguirás mejores resultados.

En primer lugar, deberías dejar tu casa despejada, limpia y diáfana, donde entre bien la luz natural y donde puedas resaltar sus puntos fuertes. Tú la conoces mejor que nadie y eso puede marcar una gran diferencia.

Visita de un agente inmobiliario a una vivienda.

Tu casa debe tener buena apariencia

Las malas impresiones de los compradores empezarán desde la misma entrada de la vivienda, así que debes cuidar cada detalle y cada habitación al máximo.

Como por ejemplo, si se trata de una vivienda independiente, pintar la fachada y arreglar el patio o el jardín, quitando malas hierbas y despojos.

Si es necesario que quites muebles estropeados o anticuados, cortinas viejas y repares pequeños desperfectos en puertas, paredes y suelos, podrías hacerlos por poco dinero, dado que estos compradores tendrán mucha atención y estarán investigando con los ojos abiertos hasta el último detalle.

También deberás despersonalizar la casa. Es decir, todo aquel objeto o detalle que sea demasiado personal o te guste, no tiene por qué gustarle a todo el mundo y puede dar malas impresiones, así que guarda todos tus muebles, objetos y demás enseres que puedan estorbar en un guardamuebles o en otro sitio.

También deberás pintar las paredes de colores neutros y agradables, lo más luminosos posibles, cambiar enchufes o interruptores viejos por otros nuevos y generar un buen ambiente para las visitas, tanto para la inmobiliaria como para los compradores. Por ejemplo, poniendo música clásica de fondo a un volumen adecuado, u ofreciendo un plus, un olor agradable, algún tipo de fruta o bollería casera que ofrecer para probar a tus visitantes, como si fueras el mejor anfitrión del mundo. Encender todas las luces le dará también un aire más positivo a tu vivienda.

Reformas más costosas

Reforma de vivienda.

Si se dispone de un  mayor capital para invertir, estas opciones son muy aconsejables, junto con las anteriores, para conseguir una venta más rápida y dar mayor valor a tu inmueble. La inmobiliaria te aconsejará los mejores consejos.

Se trataría de renovar y reformar habitaciones, mobiliarios, baños, cocinas, suelos, paredes, abrir espacios o tirar paredes y otras tantas.

¡Confía en los profesionales de las inmobiliarias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *